El Club de Ajedrez Bargas – Fundación Soliss, subcampeón de España sub-12

El equipo sub-12 del Club de Ajedrez Bargas – Fundación Soliss finalizó segundo en la X Copa de España por equipos de categoría sub-12, torneo recientemente celebrado en Benidorm entre el 2 y el 6 de diciembre.

Con esta plata, ya son tres los metales nacionales por equipos en el palmarés del club bargueño tras sendos bronces sub-16 logrados en 2012 y 2014.

Cinco victorias en los siete partidos disputados, tres de ellas en una recta final casi inmaculada con 11 puntos de 12 posibles, elevaron a los toledanos hasta la segunda plaza de una clasificación compuesta por 21 equipos procedentes de toda la geografía nacional, únicamente superados por los grandes favoritos, los valencianos del Evajedrez que contaron todos sus partidos por victorias.

Los integrantes del equipo bargueño han sido Miguel Ruiz Buendía, Lautaro Periotto Miori, Joel Tenorio García, Eneas Ramírez Ocaña, y Dante Arroyo Álvarez, con María Alonso Vara de monitora-delegada y Daniel Pérez González de ayudante técnico.

Este nuevo éxito prolonga el estado de gracia del club tras revalidar su hegemonía en los campeonatos provinciales por equipos con el triunfo en las tres categorías disputadas a lo largo del mes de noviembre en la capital regional. El club cierra así un 2017 espectacular,

pues tres meses antes, el club fue campeón sub-12 de Castilla-La Mancha en Albacete, mientras el equipo sub-18, con una media de edad de 14 años fue 5º en el regional y campeón provincial de la categoría.

Por su parte, los mayores, el equipo absoluto del Club, revalidó en noviembre su condición de campeón provincial de Toledo, acompañado del triunfo de dos de sus filiales en las categorías de promoción. Previamente, en junio y en su primera participación, lograron la medalla de bronce en el Regional de Clubes en Albacete y la de plata en el equivalente de blitz en Tomelloso en agosto.

A nivel individual, sus miembros se colgaron 3 oros y 1 plata regionales por edades; 5 de los 6 integrantes de la selección regional Infantil en el Campeonato de España Escolar pertenecen al club; el campeón, subcampeón y tercer clasificado del provincial absoluto de Toledo, así como el campeón de Cuenca, el campeón toledano de rápidas, la 2ª y 3ª del provincial femenino, 7 campeones, 6 subcampeones y 6 bronces provinciales por edades (de las 12 categorías en juego), y 10 de los 12 premiados en el Circuito provincial.

El Ajedrez Bargas-Fundación Soliss no solo es el mejor club de ajedrez regional, sino una gran familia deportiva de 150 socios, 52 fichas federativas (dos de ellas en Cuenca), con una actividad que va desde el trabajo semanal de cantera en las Escuelas Municipales de Bargas y Olías hasta triunfos fuera de los límites regionales, donde sin ir más lejos, este 2017 consiguieron ganar el Torneo Interprovincial de equipos sub-14 de Soria en abril, ser el mejor club del XXIX torneo San Viator (Madrid) o ser semifinalista en la exigente Copa Interclubes sub-16 de Madrid.

Un año 2017 para enmarcar, sin duda.

La Fundación Soliss adquiere y restaura los dibujos originales de Julio Pascual

Con motivo del 50 aniversario del fallecimiento de Julio Pascual, el mejor artista español de la forja en el siglo XX y uno de los fundadores en 1933 de Seguros Soliss, la Fundación Soliss ha adquirido y restaurado los dibujos originales del artista.

Se trata de varios cientos de impresionantes dibujos y bocetos a mano que Julio Pascual realizaba como paso previo a todas sus creaciones en hierro, desde delicados relicarios y pequeños relieves hasta gigantescas y monumentales rejas, como por ejemplo las de la Capilla Mozárabe de la Catedral.

Nacido en 1879 en Toledo en una familia de tintoreros, Julio Pascual pronto destacó como buen dibujante, accediendo a la Escuela de Artes para formarse, siendo con los años maestro en esta institución en asignaturas tan difíciles como el esmalte.

Considerado el último gran rejero de Europa, heredero directo de las ancestrales técnicas medievales y renacentistas de maestros como Juan Francés, Domingo de Céspedes y Francisco de Villalpando, Pascual fundó en Toledo un prestigioso taller en el que trabajaban junto a él decenas de discípulos y aprendices.

Alcanzó fama internacional y su obra está hoy dispersa por todo el mundo, si bien la parte más destacada de su obra está en Toledo. La dimensión de Julio Pascual como artista del hierro fue inmensa, siendo en la actualidad muchos los trabajos que están siendo identificados y que llevan su firma, como por ejemplo todo el trabajo de forja del Mausoleo de su amigo Manuel de Falla en la Catedral de Cádiz y una soberbia reja en la Colegiata de San Isidoro en León cuando este monumento fue restaurado a mediados del siglo XX.

En Toledo su obra está presente en el día a día de la ciudad, desde las soberbias lámparas y faroles de la Estación de Ferrocarril hasta la verja de la Mezquita del Cristo de la Luz, pasando por la mencionada reja de la Capilla Mozárabe o de la Ermita del Valle.

Es recordado y admirado por haber sido capaz de rearmar en tiempo record la Custodia de Arfe en 1939 tras haber sido desmontada en la guerra civil, por haber rescatado la pequeña escultura del Cristo resucitado del Greco, hecha añicos en Tavera en 1936, o por haber restaurado la monumental reja del desaparecido Convento de San Juan de la Penitencia.

Los que le conocieron hablan de él como una persona genial, humilde y generosa, siempre dispuesto a enseñar y con una pasión por su trabajo y por Toledo fuera de lo común. Fue 48 años académico y 22 años director de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, y recibió la Cruz de Alfonso XII y la Encomienda de Alfonso X el Sabio.

La restauración de sus dibujos ha sido realizada en las dependencias del Convento de los Padres Carmelitas por la prestigiosa restauradora Noemí Sierra junto al equipo de restauración del citado convento, y ha consistido en una primera fase en la consolidación, catalogación y limpieza de los dibujos más deteriorados y valiosos. En una segunda fase se abordará la restauración de los dibujos más grandes, algunos de ellos de varios metros de anchura, una vez se determine el uso final de estos trabajos y su futura visibilidad.

Julio Pascual falleció el 6 de diciembre de 1967 en Toledo, hace ahora medio siglo. La empresa que él fundó, a través de su fundación, le rinde homenaje con esta restauración y con este vídeo que resume su vida: