Nace el Observatorio de la Evolución del Incendio de Montesión

Una idea de la Fundación Soliss apoyada por la Junta, el Ayuntamiento y la UCLM.

Con motivo del primer aniversario del incendio que asoló 1.500 hectáreas en los terrenos conocidos popularmente como Montesión y sus alrededores en la ciudad de Toledo, se ha presentado el Observatorio de la Evolución del Incendio de Montesión (OEIM). Se trata del fruto de un convenio entre la Fundación Soliss, entidad que ha ideado el proyecto, junto a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Toledo y la Universidad de Castilla-La Mancha, que será el primer proyecto de seguimiento constante con informes periódicos públicos divulgativos de un incendio en España. El terreno asolado es de gran valor ecológico, ambiental, y paisajístico y el incendio además puso en peligro a las viviendas cercanas. El observatorio se plasma en una cuidada y vistosa web (www.incendiodemontesion.es) en la que se volcará información de todo tipo relacionada con este incendio y su evolución, con un gran peso de la parte visual (con imágenes obtenidas por miembros de la Asociación Fotográfica de Toledo (AFT), entidad colaboradora del proyecto. actualizadas periódicamente), y con un enfoque científico (y, por tanto, riguroso) pero entendible por toda la población, que incidirá en aspectos botánicos, paisajísticos, ecológicos y educativos. El observatorio emitirá informes periódicos de seguimiento de la evolución de la zona que constituirán un corpus documental, que sumado a las imágenes y a los artículos científicos subidos al portal, servirán de base de una publicación en forma de libro que la Fundación Soliss se ha comprometido a editar en un plazo de 4-5  años.

Hay que recordar que las especiales características de este incendio (entorno semiurbano y cercanía a un gran núcleo de población como es Toledo) hicieron que tuviera un gran seguimiento mediático a nivel nacional y provocase una importante preocupación social. De ahí que la Fundación Soliss entendiera que era muy importante, incluso en las circunstancias más adversas, buscar las facetas positivas de estos acontecimientos que afectan a nuestro medio ambiente. En el caso del incendio de Montesión confluyeron varios factores que resultan muy útiles para convertir una desgracia en una excelente oportunidad para la ciencia, la educación ambiental y la prevención en el futuro de sucesos similares. Era importante forjar alianzas y aunar esfuerzos, y por ello la Fundación Soliss cristalizó ese deseo en un convenio en el que los principales actores tienen mucho que decir: la JCCM como autoridad competente en la extinción de incendios y en los tratamientos posteriores, el Ayuntamiento como propietario de la gran mayoría del terreno afectado, y la Universidad regional como experta en la ecología del fuego a través de los profesores e investigadores que imparten la titulación de Ciencias Ambientales en Toledo, muy cerca de la zona quemada. Será importante transmitir que, pese a que un incendio no es un evento en absoluto deseable en lugares con elevado valor ecológico, la ciencia nos demuestra que al fuego debe vérsele como una parte más del ciclo de la vida, presente en el clima mediterráneo desde hace miles de años, siendo un factor al que nuestras plantas se han conseguido adaptar. Es también importante que la sociedad entienda qué procesos se desencadenan tras un incendio y qué debe hacer el ser humano ante ello. Ello permitirá explicar a la ciudadanía las decisiones que la administración tome en base a criterios técnicos. Estas decisiones serán en algunos casos activas (intervenir para favorecer o acelerar ciertos procesos) y en otros pasivas (dejar que ciertas zonas se regeneren de manera natural con la menor injerencia humana) y es bueno que la población comprenda el porqué de cada una de estas decisiones. Por ello, la generación de este observatorio de la evolución de un modo atractivo y adecuado visualmente, con imágenes tomadas por miembros de la Asociación Fotográfica de Toledo con gran calidad, es de vital importancia para esa conciencia social del papel del fuego en nuestro clima.

En el acto intervinieron Fernando Marchán (Viceconsejero de Medio Ambiente de la JCCM), Miguel Ángel Collado (Rector de la UCLM), Noelia de la Cruz (Portavoz de Gobierno, Concejala delegada de Obras y Servicios Medioambientales y Transición Ecológica del Ayuntamiento de Toledo) y Eduardo Sánchez Butragueño (Director de la Fundación Soliss).