Trasvase Tajo-Segura

La cátedra del Tajo UCLM-Fundación Soliss, constata la insuficiencia de la modificación de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura

Las nuevas Reglas de Explotación de julio de 2021 no son efectivas para evitar el vaciado de los embalses de la cabecera del Tajo. Ante un año con aportaciones inferiores a la media, la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss invita a la prudencia a la hora de aprobar nuevos trasvases.

A finales de este mes de mayo, los embalses de Entrepeñas y Buendía vuelven a estar en situación hidrológica excepcional (Nivel 3), lo cual confirma que las Reglas de Explotación que se aprobaron en julio de 2021 no son capaces de evitar el vaciado de estos embalses de la cabecera del Tajo.

Este mes hay un volumen de agua embalsada de 739,1 hm3, de los cuales 106 hm3 se encuentran almacenados pero pendientes de trasvasar. Por este motivo, el volumen efectivo de 633,1 hm3 se encuentra por debajo del nivel de 645 hm3 que corresponde al límite entre los niveles 2 y 3.

Catedral del Tajo

Si se atiende a las aportaciones de agua recibidas en los embalses, la cabecera del Tajo se encuentra en un año no especialmente húmedo. En los siete primeros meses del presente año hidrológico (octubre-abril), la aportación acumulada, unos 329 hm3, es sensiblemente inferior a los 500 hm3 de promedio desde 1980 hasta la actualidad.

Ante esta situación, la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss invita a la prudencia a la hora de aprobar más trasvases, que aumentarían aún más la cantidad almacenada y pendiente de trasvasar. Dado que el año hidrológico termina el 30 de septiembre y es esta, por tanto, la fecha tope para efectuar las derivaciones de agua por el trasvase, de aprobarse más trasvases se producirá, previsiblemente, una drástica disminución de la lamina de agua en Entrepeñas y Buendía en los meses de verano, limitando así todavía más su desarrollo turístico. Estos embalses, por su carácter hiperanual, deben ser capaces de almacenar suficiente agua para poder satisfacer todas las necesidades del Tajo. Sin embargo, los desembalses mensuales reales hacia el Tajo han sido prácticamente todos los meses desde 2014 inferiores al máximo mensual permitido.

Recuérdese que, con anterioridad a la aprobación de estas nuevas Reglas de Explotación, se publicó un estudio por parte de los miembros de la Cátedra del tajo UCLM-Soliss en el que se planteaban menores valores a trasvasar que los que se aprobaron finalmente. La modelización se realizó con la finalidad de evitar entrar en niveles de excepcionalidad hidrológica y de trasvase cero, como en este caso ha vuelto a ocurrir.